Sin nominarse, se ganó la noche del Oscar

Escrito por:

Cuando el teléfono sonó y se pidió la orden, se sabía que irían a entregar pizza a la dirección donde se realizaba en esos momentos la entrega anual del premio de la Academia, mejor conocido como el Oscar.

Lo que no sabían en Big Mama’s & Papa’s es que, además de que su repartidor Edgar Martirosyan ganaría fama y mil dólares de propina, se ahorrarían más de 10 millones de dólares en publicidad.

La pizzería en Los Ángeles que fundó el armenio Ararat Agakhayan en 1990 no estaba nominada a ganar ningún Oscar. Sin embargo, especialistas aseguran que fue una de las mayores ganadoras de la noche del pasado domingo.

La publicidad gratuita lograda por la compañía al entregar su producto a estrellas de cine en cadena mundial, la ha llevado a cambiar radicalmente sus redes sociales y página de inicio en internet, donde presumen que son la pizzería del Oscar, y aprovechar los pocos minutos de fama, gracias a la presentadora Ellen DeGeneres.

“Fue una decisión en el último instante tomada por DeGeneres. Quería sorprender a todo el mundo y que el repartidor saliera en directo”, explicó Agakhayan, que dijo a medios en Estados Unidos que la presentadora es su cliente habitual.

Al día siguiente de la entrega de premios, la conocida comediante y presentadora volvió a hacer otro pedido de pizzas para su programa The Ellen DeGeneres Show, reveló el dueño del negocio, y sus ventas se multiplicaron en unas horas.

Para Andrés Terech, de la Escuela de Gestión Anderson de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), la entrega en vivo de las pizzas fue como ganarse un boleto de la lotería. “Genera un alcance muy grande que no hubieran podido conseguir con su presupuesto de ninguna manera”.

Los especialistas aseguran que si se aplicaran las tarifas publicitarias de la cadena ABC durante la retransmisión de los Oscar, y la pizzería tuviera que pagar por su exposición, el costo de su promoción habría superado los diez millones de dólares, según cálculos del sitio TMZ.

Los expertos en marketing aseguran que para el futuro de la pizzería, las estrategias que tome Agakhayan en el corto plazo, serán un punto clave para diferenciarse de la competencia, y el cambio en su publicidad en internet, es un buen inicio.

En la actualidad, Big Mama’s & Papa’s cuenta con una red de 20 establecimientos ubicados en el condado de Los Ángeles y alrededores.

 

Pepsi reclama su lugar

Cuando se entregaban las pizzas en los Oscares 2014, una marca que venía al costado de las cajas saltó a su competencia: Coca–Cola.

PepsiCo, que es el patrocinador exclusivo de este evento, ahora reclama a la cadena ABC el pago de una indemnización por permitir que su rival apareciera, aunque no estuviera planeado.

Para una marca, según compradores de medios de Estados Unidos, aparecer en los Óscares por 30 segundos de manera incidental puede costar alrededor de 1.9 millones de dólares.

Mientras que los ejecutivos de marketing de Coca- Cola están más que contentos, los ejecutivos de ABC están tronándose los dedos deseando que esto se hubiera previsto. En PepsiCo lo único que se comenta es que ya se está investigando el incidente.