Internet cumple 25 años

Escrito por:

Hace 25 años, internet no era más que una idea de un informático desconocido en un laboratorio europeo, pero después desembocaría en un fenómeno mundial que cambió la vida de millones de personas.
El británico Tim Berners-Lee trabajaba en un laboratorio del CERN, Organización Europea para la Investigación Nuclear, cuando se imaginó una manera de acceder fácilmente a los archivos de ordenadores interconectados.
Le dio forma a la idea en un artículo publicado el 12 de marzo de 1989, considerado la partida de nacimiento de la World Wide Web.
“Hubo una gran dosis de orgullo en el proyecto en sus inicios”, dice Marc Weber, creador y curador del programa sobre la historia de internet en el Museo de Historia de la Computadora en Mountain View, California.
Tim convenció al CERN de adoptar el sistema tras demostrar su utilidad compilando un anuario del laboratorio en un índice en línea.
Inicialmente, la web tenía rivales como CompuServe o el Minitel, pero eran de paga.
El sistema del británico permite publicar contenido gratuitamente en equipos conectados en red.
Mientras crecía a un ritmo trepidante la cantidad de información alojada en los servidores, gigantes como Google y Yahoo! nacieron como servicios para ayudar a la gente a buscar páginas interesantes.
Acceder gratuitamente a los archivos en internet transformó los modelos tradicionales en música, cine y medios de comunicación.

Idea que cambio el mundo
No existe un método definitivo para calcular la cantidad de páginas web que existen, pero diversos informes apuntan en los últimos años a varios centenares de millones.
“Fue Mike (Sendall) quien sugirió que siguiera adelante, que continuara jugando con esa idea del hipertexto global de la que le había hablado”, recordó Berners-Lee en 1999, cuando falleció el que había sido su supervisor en Ginebra.
En su despacho del CERN, el británico programó el que sería el primer servidor web y la primera página de la historia, info.cern.ch, que desde hace unos meses está restaurada y activa, con el mismo aspecto austero del primer día.
El sistema que había creado el ingeniero informático despegó realmente en 1993, cuando el software necesario para instalar servidores web se hizo de dominio público y traspasó las barreras del ámbito científico y académico en el que había funcionado durante sus primeros años.
Para Berners-Lee, “la decisión del CERN de entregar los protocolos de la web gratuitamente, sin ningún impedimento, fue crucial para su existencia”.
El británico no inventó internet, un sistema de interconexión entre ordenadores que ya existía años antes, sino que creó un entorno que facilitó el uso de esa red y permitió que se convirtiera en un fenómeno de masas.
Desde que creó la web, 17 universidades le han nombrado doctor honorario, ha sido investido caballero del Imperio Británico por la reina Isabel II (2004) y recibió el Premio Príncipe de Asturias (2002), entre otros reconocimientos.
Berners-Lee se convirtió pronto en un activista por la libertad de información en la red y dirige desde 2009 la Fundación World Wide Web, un organismo cuyo objetivo es “apoyar programas para potenciar la web como un medio para el cambio positivo de la humanidad”.
Un principio importante de internet es su naturaleza igualitaria y abierta, pero esa condición está amenazada, advierte Jim Dempsey, vicepresidente a cargo de políticas públicas en el Center for Democracy & Technology, con sede en Washington.
“Nunca se podrá evitar que un adolescente mire fotos de gatitos. El problema es que puede limitarse la capacidad de las personas para criticar al gobierno, o crearse una internet de varias velocidades en la que sea más difícil para los innovadores, los críticos o los defensores de los derechos humanos llegar a un público mundial”.

 

INTERNET EN AMÉRICA LATINA

infografia-latinoamerica-internet